viernes, 22 de febrero de 2013

Capítulo 8: Problemas amorosos

Aquí tenéis el capítulo 8, ansiados lectores. Queríamos darle las gracias a Dandelion Mellark, Annie Hawthorne, las chicas de Verano Número 16 y a La Artista, por comentar; ¡sois adorables! ^^
Y nada más, disfrutad del capítulo.
¡Nos vemos pronto! Besos,
 Viveca, Angie y Eileen.


Ha pasado una semana más. Y me he adaptado a la ciudad y Eileen no me odia. Depués de que Angie la llamara contándole todo lo que hablamos en mi casa, decidió empezar a conocerme y hacerse mi amiga. Bueno, lo que hace porqque sabe que no tengo intención de robarle a Derek.
-¿Entonces os parece bien ir el viernes? - pregunta Eileen.
-Por mí genial - digo yo.
-Sí, y comemos allí. ¡Conozco un restaurante japonés buenísimo! - contesta Angie, entusiasmada.
Angie y Eileen han pensado ir a la ciudad de compras. Es la primera vez que iré a un centro comercial, ya que toda mi ropa la compro por Internet.
Me termino mi manzana, y la dejo en la vanjeda donde todos han dejado los restos de sus almuerzos. Suena el tiembre y nos levantamos de la mesa. Ahora tenemos Lengua y Literatura, todos juntos.

Entramos en clase, y saludamos al profesor, el "Sr Feryn".
-¿Te sientas conmigo? - me pregunta una voz a mi espalda.
Me giro y veo a Liam sonriente, con sus adorables hoyuelos.
-Claro - le respondo, con otra sonrisa.
"Este chico cada día me gusta más", pienso.
Nos sentamos en la última mesa, con Derek y Adam (otro amigo suyo) delante nuestra.
El Sr Feryn empieza sus explicaciones sobre Literatura, y atiendo porque sé que en casa no me ayudará. Ser hija del profesor no te da ventajas a la hora de aprobar. Cojo el bolígrafo del estuche, pero al girar la cabeza veo a Liam mirándome, y se me cae el boli al suelo. Nos agachamos los dos a la vez. Mi mano agarra primera el boli, y la suya aferra la mía. Pasan cinco segundos dónde nuestras manos se tocan, y al oír un carraspeo de garganta, nos enderazamos rápido.
Mi padre ha parado ala explicación, esperando que volvamos a atender. Derek se ha girado, y mira a Liam con el ceño fruncido. Dirijo la vista a Liam, que me dedica una mirada de disculpa, pero niego con la cabeza para decirle que no pasa nada. Porque estos cinco segundos han sido lo más bonitos que llevo de existencia.

Suena el timbre que indica el final de las clases por hoy. Salgo hacia el exterior, rodeada de todos los estudiantes. Estoy saliendo por la puerta principal para reunirme con lo demás, cuando noto que alguien me coge del brazo. Es Derek.
-Ven, sígueme - me dice llevándome hacia las taquillas.
Todos están ya fuera, no hay nadie por las pasillos.
-¿Qué quieres? - le pregunto.
-Hablar contigo.
-Bueno, pues dime.
-Esto... sí, vale. Veras... me gustas, ya lo sabrás.
-Sí, lo se.
-Y yo te gusto.
-¿Qué?
-No me digas que no, porque entonces estarás minténdome.
-Vale, entonces no digo nada.
-Genial - dice, y una sonrisa aparece en su rostro -. Había pensado... Bueno, que estría bien ser algo más que amigos.
-Derek, yo...
Y antes de que diga nada más, se acerca a mí y me besa.
Salgo corriendo hacia afuera, detrás de Eileen, en cuanto me suelta la cara. Tengo que explicarselo, ahora que somos amigas no puedo permitir que un chico se interponga.
-¡Viveca! - me grita Derek, pero yo no le hago caso. Corro más deprisa que los húmanos; no paro hasta que le agarro del brazo.
-Eileen, escúchame - le digo.
-¡No, suéltame! ¡Déjame  en paz! - chilla.
-Escúchame un momento, por favor. No ha sido lo que parecía.
-Ah, entonces estoy loca y no os acabo de ver besáandos, ¿No?
-Sí, estábamos besándonos. pero yo no quería.
-¿¡ Y entonces por qué no te has apartado!? - chilla de nuevo.
-No podía, ya has visto que me tenía agarrada... Te prometo que no quería. No siento nada por él, Eileen; ya sabes que yo... - digo, y me interrumpo; no puedo decir en voz alta y delante de él que me gusta. Miro a Liam, y veo que está un poco decepcionado y triste.
-Sí, lo sé. Pero no. No sé si creérte, es que...
Presa de la histeria, cierro los ojos y me adentro en su mente. Es la primera vez que me introduzco en la mente de un humano para controlarla, y noto que más difícil que con los vampiros, pero al final lo consigo. "Créela, haz coas a Viveca". le digo a su emnte.
-Está bien, te creo - dice, cuando salgo de su cabeza.
-Gracias - y le dedico una sonrisa.
Lo siento mucho por Eileen. Sé por lo que está pasando y sólo le falta que una amiga le falle. Cuando empezamos a conocernos me contó que su padre las abandonó a ella y a su madre cuando nació. Y ahora quiere que se vaya a vivir con él a Kentucky. Pero claro, Eileen lo odia y no va a irse aunque le obliguen. No va a dejar sola a su madre irse con un cabrón.
 Derek sale al cabo de un minuto, con una mano en el cabello, y se une a nosotros . Clavo la vista primero en Liam, que le mira con recelo; y después a Eileen.
Eileen, al ver que no le dice nada, se va. Derek levanta la vista del suelo y dice:
-No, Eileen. Espera.
-¿Esperar a qué? ¿A que me hagas daño otra vez? ¡Ya estoy harta!
-Lo siento, pero yo también estoy harto de que vayas detrás de todos los tíos.
-Yo no voy - contesta Eileen, con las manos en las caderas -, son ellos los que me buscan. ¡Y no comprendes que en estos momentos lo que necesito es a alguien que me apoye y me quiera!
-Siempre estaré ahí - dice Derek.
-Pues yo no lo veo así. ¡Estoy teniendo muchos problemas con mi familia y... me dejas de lado por ella! - grita, señalándome-. Ya no te importo.
-¿¡Pero no entiendes que estoy enamorado de ti, joder?!
-¿Y entonces por qué me evitas y te besas con Viveca?
-¡Porque intentaba ponerte celosa! Además, me encanta verte enfadada por lo que acaba de pasar, porque así me demuestras lo mucho que me amas tú también - dice Derek, acercándose a ella; y la coge de la cintura, abrazándola fuertemente.

-Bueno...¿entonces no te gusta Derek? - me pregunta Liam, cuando estamos yendo hacia el aparcamiento.
-No, no. Qué va. ¿Por qué?
-Porque... Nada, por saberlo.
-Ah.
Miro al suelo. ¿Me estará ocultando algo? No sé si decirle a su mente que lo diga en voz alta. Aunque si es algo personal, mejor no; no quiero se cruel ni controladora.
-Bueno, será mejor que me vaya - dice, al fin.
-Sí, yo también. Adiós.
 Entro en el coche y enciendo el motor. Salgo del aparcamiento y pongo música. Necesito algo que me tranquilice, así que pongo música clásica. El sonido del violín y el piano consigue relajarme por completo.
Hoy me he metido en la cabeza de dos humanos, aunque la primera ha sido casi sin darme cuenta. Cuando estoy en una situación que no me gusta, actúo directamente. Derek no tenía que besarme, y he conseguido separarlo de mí a tiempo de explicar lo sucedido a Eileen. Al final resulta que me estaba usando para llamar la atención de Eileen...
Ahora el único que me preocupa es Liam. ¿Qué voy a hacer para que se fije en mí?
Tengo que hcaer algo, aunque mejor esperar un poco más.
Llego a casa y aparco el coche en el garaje. Entro a la cocina y veo a mi madre y a Nicole cocinando.
-Hola - digo.
-Hola, Viveca - contestan ellas.
-¿Qué tal el día? - me pregunta Ryan, a mi espalda, entrando en la cocina.
-Bien, supongo.
Me da un abrazo y al cabo de dos segundos, me suelta rápido.
-¿Qué son esas intenciones que tienes?
 -¡Ryan! Espera, ¿Cuál de todas? - le respondo.
-Ah, la de irte el viernes de compras a la ciudad con tus amigas.
-Buf, qué susto.
-¿Por qué? ¿Qué escondes? - me pregunta, levantando las cejas.
-¡Nada! Bueno mamá, ¿entonces me dejas?
-Hija, ya sabes el problema...
-Pero si en el instituto no ah pasado nada.
-Ya, pero ahí está tu padre para controlarte - contesta ella.
-Clarisse, ¡déjala ir! Si no ¿Cómo disfrutará de su juventud? - dice Nicole, poniéndome la comida en un plato.
-Tiene toda la eternidad para hacerlo.
-¡Mamá! No me obligues a controlar tu mente - la amenazo.
-No me obligues tú a mí a castigarte - dice, a la defensiva.
Le miro con rabia.
-No me mires así. Además, tu padre, Ryan y yo nos vamos de caza el viernes.
-Pues... ¡que Nicole se venga conmigo!
-Por mí genial. Hace tiempo que no voy de compras. Después podríais veniros a dormir; os vigilaré - contesta ella.
-No sé... Ya veremos, a ver lo que dice tu padre.
-Espera, ¿Y yo cuando voy de caza? - pregunto.
-Bueno, si quieres vamos en cuanto acabes de comer.
-¿Sí!
Cojo mi plato y lo pongo en la mesa, comiendo muy deprisa.
Hace cuantos años que no voy de caza con Nicole, y me hace mucha ilusión pasar ratos a solas con ella.

4 comentarios:

  1. Guau... ¡Me encanta la !hermana! Jajaja :)
    ¿Y el 9? ¡Lo quieroooooooo!
    Un besito a las tres <3

    P.D: Me he cambiado el nombre (de Dandelion a Noelia), como habéis podido comprobar. Me he puesto mi nombre original, así es que llamadme como siempre ^^

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog! Es geenial *-* Yo me acabo de crear uno, pásate si quieres :) http://historiadecinco.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Historiadecinco ^^ Claro, ahora nos pasamos!

      Eliminar